X Feria Caballar de San Miguel, de 25 al 29 de septiembre

939

La Feria de San Miguel es considerada una de las más antiguas de Aragón. Su fecha de concesión data de 1201, privilegio que concedió el rey Pedro II al abad de San Vitorián, trasladando a Graus la que solía celebrarse todos los años en el monasterio de San Pedro de Tabernas.

En virtud a dicha concesión real, la feria debía durar 10 días (por tanto comenzaba tres días antes de San Miguel; es decir el 26 de septiembre y finalizaba el 5 de octubre).

En esos días acudían a Graus numerosos tratantes, ganaderos de toda la zona y de toda España, para la compra y venta de los caballos; porque decían que “era muy bueno el ganado que se vendía en Graus”, convirtiéndose en una feria puntera, que incluso llegó a dictar el precio y el peso para la comarca.

Hasta bien entrada la década de los sesenta, la feria de San Miguel era una cita para los tratantes de ganado, para agricultores y ganaderos de la región, y para los compradores de caballerías, así como para los patrones que buscaban criados o viceversa criados que querían cambiar de amos.

Si que es verdad que sobre la mitad del siglo pasado, la feria sufrió un retroceso tras la llegada de la maquinaria agrícola al campo, que supuso la desaparición de las caballerías para las faenas del campo. Pero si algo ha caracterizado a la feria, es que no ha perdido el carácter comercial, de ahí su celebración ininterrumpidamente del evento. Además no sólo sirvió como motor de exposición comercial, sino que también significaron la creación de nexos personales entre diferentes comarcas  sus gentes.

Por todo ello, desde el Ayuntamiento de Graus en el 2001, coincidiendo con el 800 aniversario de su concesión, se llevo a cabo la reedición de esta significativa muestra caballar y mular. Con la modernización del certamen a los tiempos, incluyendo el ocio y el turismo como elementos principales, sin olvidar el carácter comercial con la compra-venta de ejemplares. Y tras nueve ediciones la feria se ha consolidado como una actividad más dentro del calendario festivo de la localidad.

Donde se pretende:

-    Forjar esa personalidad comercial y mercantil que tiene nuestra población, entidad que por otra parte nos parece esencial seguir manteniendo e impulsando.

-    Potenciar este recurso turístico como una actividad de desarrollo económico en la zona creando ocio ecuestre.

-    Hacer un foro de compra y venta de caballos y cría de caballerías así como de material de guarnicionería.

 Fuente: Área de Fomento y Desarrollo. Sara Badel.