Charla sobre heliograbado y visita guiada a la expo de Carles Mitjà

206

El fotógrafo Carles Mitjà, autor de la exposición From mind to hands (De la mente a las manos), que puede visitarse en la sala 2 de Espacio Pirineos hasta el próximo 25 de agosto, impartirá una charla sobre la técnica del heliograbado y realizará una visita guiada a la exposición el martes 21 de agosto a las 20 horas.

El heliograbado es una compleja técnica de fotograbado, que consiste en espolvorear la superficie metálica de la lámina con betún de judea y fijarlo con calor. A continuación se le aplica una capa de gelatina bicromatada y, una vez seca, se proyecta en esta superficie la imagen que va a transferirse mediante un papel transparente. Las partes del dibujo que no recibieron la luz quedan solubles y se eliminan al pasar un algodón con agua encima de la lámina. El betún de judea queda expuesto en estas zonas y al sumergirse en un baño de percloruro de hierro, la imagen resulta constituida por superficies de medios tonos similares a los conseguidos al aguatinta.

Hemos de considerar que esta es la primera exposición de heliograbados en España desde hace mucho tiempo, siendo Carles Mitjà y otro grabador los únicos que actualmente están realizando trabajos de calidad en esta técnica en el país.

Las imágenes que se muestran en la exposición From mind to hands forman parte de un proyecto homónimo, que nace -para el autor- de la afirmación de la geógrafa francesa Béatrice Giblin, cuando dice que el paisaje no existe más allá de la visión del observador. De esta afirmación se puede derivar que el paisaje es una construcción de la visión humana y por lo tanto, de la mente. Siguiendo con esta idea y en un texto acerca de la actitud como fotógrafo, Minor White escribe “Permanece inmóvil hasta que el objeto de tu atención manifieste tu presencia”. Minor White plantea así la idea de meditación estrechamente ligada a esta construcción individual del paisaje. Deja de tener pues importancia la localización o la tipología del objeto fotografiado.

En una fase posterior a la captación fotográfica, la elaboración de las imágenes del proyecto prosigue con el procesado de la imagen en el ordenador y la ejecución de su formato de presentación como heliograbado. Esta forma de arte final exige un proceso complejo, completamente manual y necesariamente lento. Esta lentitud permite un marco de actuación a través del cual no se rompe el nexo con la idea o percepción que generó la captación de la imagen, siendo ahora las manos las que construyen el paisaje.

Finalmente, a nivel expositivo y para completar el ciclo de construcción del paisaje como algo asociado al individuo, las estampas se muestran sin marco ni cristal que impidan la visión directa de su estructura física. De este modo, el espectador es invitado a su vez a seguir el consejo de Minor White construyendo así sus propios paisajes frente a cada una de las estampas.

www.espaciopirineos.com