Inician las gestiones para declarar las fiestas como Patrimonio de la Humanidad

737
En una primera fase, el Consistorio debe conseguir, a través de un proyecto inicial, que el Gobierno de Aragón le avale y la solicitud sea elevada al Gobierno central como candidatura. Tras la evaluación en Madrid, si lo consideran oportuno, la candidatura debe pasar la última criba en la Unesco, el organismo encargado de decidir sobre este tipo de declaraciones. Un proceso "largo y complicado", aseguró la edil de Cultura, Peña Marín, que en los últimos días se ha reunido con representantes del ejecutivo autónomo y de los colectivos implicados en las fiestas, con quienes volverá a encontrarse para seguir trabajando el tema a finales de mes y, desde entonces, con periodicidad bimensual.

A raíz de la reunión mantenida con el director general de Patrimonio, Jaime Vicente, y el de Cultura, Ramón Miranda, se ha conocido "el camino que debemos seguir para llevar a cabo la solicitud", apuntó Peña Marín. Siguiendo las directrices marcadas en ese encuentro, la responsable de Cultura y Fiestas convocó a finales de la pasada semana el Consejo de Cultura sectorial, del área de fiestas, a quienes presentó la idea. "Nuestra intención –explicó en relación a este encuentro- es trabajar juntos todos los agentes que colaboran en las fiestas". Así, en la reunión del jueves en Espacio Pirineos estuvieron presentes representantes políticos municipales, el Grupo de Dances y Albadas, la Cofradía del Santo Cristo, la Mojiganga, la Banda de Música o los Trabuqueros.

                                                                         
    

Se trató de un primer Consejo de Cultura de Fiestas para presentar la idea e implicar a los agentes que participan en las fiestas "pretendemos trabajar desde dentro para que sepamos explicar bien qué queremos vender". Este grupo de trabajo volverá a encontrarse el próximo 26 de marzo y, a partir de entonces, con periodicidad bimensual". Peña Marín comentó que "tras el escepticismo inicial, la gente salió con ganas y será enriquecedor".

Desde el Consistorio, el técnico José Manuel Betato trabaja en el proyecto que se va a presentar al Gobierno de Aragón y en el que son importantes todas las colaboraciones en cuanto a documentación y archivos. El Consistorio cuenta con un cronograma estratégico sobre la solicitud para los próximos tres años en el que, junto a la redacción del proyecto, se va a trabajar en las propias fiestas con el acondicionamiento de un local polivalente para fiestas; la captación de apoyos institucionales y económicos; el contacto con Casa Paco; la residencia de un artista escenógrado con la Mojiganga o el contacto con un grupo de trabajo de la Patum de Berga, Patrimonio de la Humanidad.

El programa previsto asegura que "aunque conseguir la declaración es difícil, pero posible, lo importante es lo que se va a ir haciendo en el camino", concluyó la concejala de Cultura. Para Peña Marín, independientemente de que se consiga o no, el proceso será enriquecedor y permitirá conocer más a fondo la propia fiesta e incluso mejorarla.

Las Fiestas de Graus, que conjugan tradición, folclore y transgresión, fueron las primeras de la provincia en ser declaradas de Interés Turístico Nacional en 1975 y las únicas del Alto Aragón en ostentar esta distinción hasta que fue obtenida por las de San Lorenzo de Huesca en los últimos años.

Fuente: Diario del Altoaragón. Elena Fortuño.