Nocte encandila a los grausinos con espectáculos para todas las edades

1037
El festival, nuevamente abierto, participativo y multitudinario, encandiló a todos los públicos desde la primera actuación del titiritero argentino El Buscatiempos, que atrajo a numerosos niños, hasta la eclosión de la fiesta con el afrolatinreagge de Kuami Nensah, que bailaron sobre todo los jóvenes. Entretanto, se sucedieron actuaciones brillantes como la de la bailarina francesa Sara Martinet o la de los también galos La main s"affaire, que hicieron doblete en Nocte. El teatro fue en clave de humor con Trapu Zaharra o el show del incombustile Karoli. Una sesión maratoniana de casi diez horas de espectáculos y, nuevamente, también de tapas, este año en la plaza Mayor y al son de la Dixie Rue del Percebe.

                                             

Pocas veces el parque de Camineros había acogido a tanta gente como en la tarde del pasado sábado. La primera actuación de la jornada, a cargo del argentino Leonardo Vitale, El Buscatiempos, conectó pronto con el público infantil, pero también con los adultos que le acompañaban, a quienes involucró activamente en la representación. El titiritero argentino ofreció varias Historias de la acera, en un espectáculo variado y dinámico.

Visitants teatro guió al público, a continuación, en un "peculiar" pasacalles lleno de extravagancias desde el parque de Camineros hasta el centro de Graus, donde estaban previstas el resto de las actuaciones. Ya en la plaza Coreche, las chicas de Tarde o Temprano Danza se convirtieron en gotas de agua en un espectáculo ágil y fresco dirigido por Damián Muñoz.
Tras la lluvia llegó la calma y Nocte se trasladó a principios del siglo pasado en las calles de Nueva Orleans de la mano de la Dixie Rue del Percebe. La plaza Mayor sonó a jazz, blues y charlestón, mientras el público degustaba las tapas del festival, elaboradas este año por Casa Barón, a medida que empezaba a caer la noche.

Karoli atrapó a los grausinos en la plaza de la Compañía con un estilo provocador y divertido en el que apostó por la participación. Plenamente implicados e imbuidos en el espectáculo, los asistentes disfrutaron de las extravagancias del "hombre rueda" y de sus andanzas en peculiares artilugios. El propio Karoli amenizó también el recorrido hasta la siguiente actuación, después de la muestra de Sara Martinet, único espectáculo de pago del certamen, en Espacio Pirineos.
Una vez finalizada su actuación, la bailarina francesa tuvo que salir a saludar en tres ocasiones ante los insistentes aplausos de un público atónito. Acompañada por la música acuática en directo de Jean-Philippe Carde, Sara Martinet emergió de una pequeña bañera en la que permaneció arrebujada sin que nadie se diera cuenta. Con este elemento como hilo conductor, Martinet desarrolló un excelente espectáculo de danza acrobática experimental, El baño, que enmudeció Espacio Pirineos hasta los incesantes aplausos a su término.
Los eslovacos Anton Lachky & Peter Jasko mostraron en la plaza de la Viñeta su gran compenetración después de llevar bailando juntos desde los cinco años personificando a través de la danza a dos personajes de la carcatura polaca que veían en televisión. Ambos desplegaron en Graus toda la técnica de su amplio bagage artístico.
El Concursazo de Trapu Zaharra congregó en la plaza Mayor de Graus, pese a llevar una hora de retraso respecto al horario previsto, a centenares de personas. Estos tres vascos recrearon en la capital ribagorzana un espectáculo televisivo en el que implicaron al público que colaboró muy activamente con la representación. La improvisación y la frescura marcaron esta actuación que dio paso al colofón musical de "Nocte Pro".
Kuami Mensah es una formación que integran músicos de Benin, Cuba, Japón y España, unidos para ofrecer un bailable afrolatin reaggae que caldeó la fresca noche grausina. Música mestiza en un espectáculo contundente y festivo que puso el broche a la tercera noche del festival.
Anoche, estaba prevista en la Basílica de la Peña la clausura de la sexta edición de Nocte con el espectáculo El casorio del tradicional Poetián, dirigido por Asun Costa, y la que se prometía espectacular actuación de Provisional Danza, Los hombres también mueven paredes, en la que varios bailarines se descolgarían desde las fachadas de la basílica, en un cierre brillante de danza vertical.

Fuente: Diario del Altoaragón. Elena Fortuño.