Elia Lozano continúa su residencia artística en Graus

1082

 Lo que entonces sonaba a despedida, debido a los ajustes presupuestarios que habían suprimido este apoyo del Gobierno aragonés, se ha convertido en un hasta luego. Con el apoyo de las administraciones comarcales y locales de la zona, los ayuntamientos de Graus, Barbastro y Monzón y las comarcas de Sobrarbe y Cinca Medio, su actividad pedagógica y artística tiene garantizada una continuidad.

«Estas instituciones han asumido como propio el proyecto, financiándolo a través de sus presupuestos culturales, lo que nos va a permitir proseguir la labor que veníamos desarrollando en el Espacio Pirineos e incluso ampliarla en el territorio», explica Elia Lozano. Se muestra satisfecha de la «buena predisposición» demostrada por los responsables de estas entidades y especialmente de «la repercusión que nuestro trabajo ha tenido en la población, que es la que en el fondo demanda la continuidad de las actividades», recalca.

Esta nueva línea le va a permitir «consolidar el proyecto de la compañía y profundizar nuestra presencia en estas poblaciones», apunta. El cambio más significativo respecto a la línea que se ha mantenido hasta ahora consistirá en «el establecimiento de una serie de módulos de formación continuada», detalla la bailarina y coreógrafa que no se arredró cuando su residencia artística se quedó en el aire. Esta nueva etapa se espera que comience a partir de junio y se prolongue hasta final de año, lo que supone también una mayor duración temporal, ya que hasta ahora se limitaba a cuatro meses.

La compañía ha venido llevando a cabo talleres de danza y de expresión corporal artística en el colegio de Graus con niños de 5 a 10 años, una actividad incorporada al programa lectivo del centro, y cursos para adultos además de colaborar con el grupo de teatro grausino, la biblioteca y la escuela de música. Con el Centro de Profesores y Recursos (CPR) de Monzón también se ha desarrollado un módulo oficial para la formación del profesorado. La pretensión de Elia Lozano pasa por convertir el núcleo de esta iniciativa, el Centro Espacio Pirineos del Ayuntamiento de Graus, en un «centro de investigación y desarrollo de diferentes disciplinas artísticas y en el que se potencie la escuela de invitados, con artistas nacionales e internacionales». 

Lozano cita también como ejemplo la relación que mantienen desde hace cinco años con el Ayuntamiento de Utebo. «Comenzamos con una actividad para adultos y otra de gimnasia rítmica a base de ballet clásico, y la actividad ha ido creciendo hasta el punto de que ahora contamos con un contrato específico con el área de deportes», comenta.

La bailarina lleva además entre manos la creación de una producción propia para la séptima edición del festival Nocte de Graus que tendrá lugar entre el 8 y 11 de julio y en la que, precisamente, «tendrán cabida los alumnos de los talleres que hemos llevado a cabo en estos tres años».

«El mayor éxito para todos nosotros es que hemos generado una sensibilidad y la demanda de estas actividades, lo que hace que nos sintamos muy bien. En los talleres ha existido un enriquecimiento mutuo, una reciprocidad, porque también hemos aprendido mucho», afirma Elia Lozano.

Fuente: Heraldo de Aragón. S. Campo.