Barcelona, 16/10/16. Vibrante centenario de los éxitos del Orfeón de Graus

1094

Barcelona, 16/10/16. Vibrante centenario de los éxitos del Orfeón de Graus

El domingo 16 de octubre de 2016 forma ya parte de la historia artística de Graus. El Ayuntamiento de Graus organizaba y acompañaba a la Coral Villa de Graus en el desarrollo de un intenso programa de actos en Barcelona, donde la coral interpretaba sendos conciertos en el Centro Aragonés y el Orfeó Gracienc de la ciudad. La delegación grausina era también recibida con honores en el Ayuntamiento de Barcelona.

El viaje, que pretendía rememorar y emular de algún modo la aventura que 130 orfeonistas protagonizaron en octubre de 1916, contaba con la indispensable colaboración de la empresa Alosa. El germen de esta compañía de transportes lo encontramos en la Hispano Altoaragonesa, que igualmente participó hace cien años de la excursión artística del Orfeón de Graus a Barcelona.

La Coral Villa de Graus, fundada en 1984, protagonizaba los actos de conmemoración del centenario de los conciertos del Orfeón de Graus en Barcelona. Dirigida por Noelia Torres, con la voz solista de la soprano Alba Mur, y con Germán Barrio al piano, interpretaba en ambos auditorios un repertorio extraido directamente del celebrado por el Orfeón de Graus en sus conciertos de octubre de 1916 en el Teatro Goya, el Palau de la Música Catalana y el Palacio de Bellas Artes. Temas compuestos en Graus por el fundador y director del Orfeón Manuel Borguñó como su adaptación de la Albada local, los himnos a Costa y San Isidro, y la jota ‘Viva Aragón’, compartían programa con canciones populares de Aragón y Cataluña como la Jota de Retana o la sardana ‘La nit de l´amor’ de Morera; con piezas clásicas como el ‘Canto de la Alondra’ de Mendelssohn y el ‘Ave Verum’ de Saint Saens, y con las canciones ‘El majo tímido’ y ‘El majo discreto’ de Granados, éstas brillantemente interpretadas por Alba Mur.

El salón de actos del Centro Aragonés presentaba el aspecto de las grandes ocasiones. El auditorio se llenaba completamente con la asistencia de socios del Centro y numerosos ‘hijos de la villa’ residentes en Barcelona. La directora de la Coral Noelia Torres introducía al público en aspectos históricos y técnicos del repertorio seleccionado, y el público vibraba de principio a fin con la belleza de las composiciones y la notable interpretación, tanto de piezas corales como el ‘Himno a Costa’ y el ‘Ave Verum’ como en la sobresaliente ejecución de Alba Mur en ‘El majo discreto’ y ‘Viva Aragón’. Al final del concierto, el presidente del Centro Aragonés Ángel Barón felicitaba a la Coral y entregaba al alcalde de Graus José Antonio Lagüéns una serigrafía de Jorge Gay realizada con motivo del centenario del Centro. Hemos de recordar que la inauguración de la nueva sede del Centro Aragonés en 1916 fue el motivo principal de la visita del Orfeón a la ciudad. A continuación, coristas, representantes del Ayuntamiento de Graus y del Centro Aragonés, y algunos amigos de la música, entre quienes hay que destacar a la soprano Mª Ángeles Sarroca, comían juntos en uno de los salones del Centro.

La jornada continuaba con una recepción institucional en el Saló de Cent del Ayuntamiento barcelonés. La sala, henchida de historia, y en la que el propio Orfeón de Graus había sido recibido con gran boato en 1916, se abría nuevamente a la Coral Villa de Graus y los representantes y vecinos de Graus. El teniente de alcalde Jaume Collboni presidía un emotivo acto en el que también pronunciaban discursos el alcalde José Antonio Lagüéns, la regidora barcelonesa -estrechamente vinculada a Graus- Montserrat Ballarín, y el técnico de cultura Jorge Mur, y en el que también estaba presente el concejal grausino Joaquín Baldellou. Todos coincidían en la enorme repercusión humana y artística que tuvo la creación del Orfeón de Graus, y en el rotundo éxito cosechado en los principales auditorios de Barcelona, cuna de la música, por una formación popular y venida del mundo rural. Se destacaba la valentía y brillantez de la iniciativa, y se hacía un cariñoso homenaje a los hombres y mujeres que protagonizaron la que seguramente es la principal aventura artística de Graus. El acto de hermandad entre dos pueblos que se reencontraban gracias al trabajo y al amor al arte, concluía con sendos vivas al Orfeón de Graus, a su creador Manuel Borguñó, a Barcelona y a Graus. Tras las palabras, la Coral Villa de Graus interpretaba la Albada. El encuentro se extendía con la visita distendida a otras dependencias consistoriales como el salón de plenos.

El último de los actos en los que participaba la Coral Villa de Graus con motivo de este homenaje centenario tenía también un especial significado. La coral grausina compartía escenario en el auditorio del Orfeó Gracienc con su coro principal. El concierto comenzaba con la interpretación de tres piezas a cargo del orfeón anfitrión, para dar paso a la Coral Villa de Graus, que ejecutaba de nuevo íntegramente el repertorio cantado por la mañana. El renovado auditorio de esta mítica agrupación musical –fundada en 1904-, presentaba nuevamente un excelente ambiente, y es que este concierto conjunto servía además para abrir las puertas del Gracienc después de varios meses de obras en el edificio. La última pieza del concierto, cantada al unísono por ambos coros fue la canción popular catalana ‘L´hereu Riera’. Al finalizar el concierto, el presidente del Orfeó obsequió a la Coral con un libro de memorias de Joan Balcells, primer director del Gracienc, y varios cedés grabados por la coral barcelonesa. El acto y la visita a la ciudad concluían con un refrigerio ofrecido en el propio local de la agrupación, en un encuentro pleno de cordialidad y amor a la música, auténtico objetivo tanto de la aventura protagonizada hace un siglo por el Orfeón de Graus como del homenaje promovido ahora por el Ayuntamiento de Graus.

Imágenes del viaje tomadas por Eduardo Lecina en el siguiente link de la página Facebook de Cultura de Graus: https://www.facebook.com/1397139763919701/photos/?tab=album&album_id=1627255334241475

 

www.espaciopirineos.com