Lux Pyrenaica. Paisajes del caminar, Pirineos

1403
luxpyrenaica

El ideal romántico encontró en los Pirineos un sujeto perfecto para la expresión de sus presupuestos estéticos. Durante todo el siglo XIX y principios del XX, los artistas franceses recorrieron los parajes pirenaicos para visitar los lugares más bellos, los más sublimes. Las experiencias que adquirían en estos paseos las trasladaban después a los lienzos. Mientras, España, que daba la espalda a Europa, se la daba también a los Pirineos, y los paisajistas españoles preferían inspirarse en las montañas más cercanas a los dos grandes centros artísticos del país: Madrid y Barcelona.

Los pintores de paisaje evolucionaron junto con los nuevos estilos artísticos, y desde la idealización romántica de la montaña se pasó al impresionismo y a las primeras vanguardias históricas hasta que estas dieron, definitivamente, la espalda al paisaje. A partir de la década de 1960 comenzó la recuperación del paisaje no solo como sujeto artístico sino como lugar de creación. Desde que Richard Long y otros artistas iniciaran el movimiento conocido como land art, cada vez han sido más los creadores que han vuelto su mirada hacia el paisaje y que han hecho del caminar una forma de apropiarse del mismo.

Actualmente los artistas no pretenden simplemente mostrar el paisaje sino que, a través de él, nos hablan de sus sentimientos más profundos. Lo han dotado de una carga ideológica que lo trasciende. Bajo cada paisaje, hoy tenemos que buscar la historia, la memoria, la poesía, en definitiva, el yo más profundo de cada artista.

Paisajes del caminar. Pirineos, muestra una selección de artistas que reflejan la evolución de más de cien años de representación de los paisajes de los Pirineos.

La obra incluye los siguientes artículos:
-    De la fascinación por la montaña.
-    Pirineos de pintores y montañeros.
-    Los Pirineos pintados desde España.
-    La montaña interior.
-    Obras en Esposición (Espacio Pirineos del 5 de marzo al 24 de abril).