Marco, Bueno, Naval y Cabestre, premiados en el XV Condau de Ribagorza

1350

La decimoquinta edición del Condau de Ribagorza, que había recibido 7 originales, ha repartido sus premios en hasta 4 autores, consecuencia de la alta calidad de los textos presentados. Juan Carlos Marco (1970) es un valor seguro en la literatura en ribagorzano, premiado en distintas ocasiones en este mismo concurso. Su relato Palmira constituye una agria pero brillante radiografía del desenamoramiento en la pareja. Chuan Carlos Bueno (1976) es un lingüista y escritor en aragonés con distintos premios (Villa de Siétamo, Universidad de Zaragoza, DPZ), que se estrena con el relato Hem chafau la lluna en el Condau de Ribagorza. Celia Naval (1950) es una poeta que expresa con maestría sentimientos graves, premiada en otras ocasiones por el Condau y ahora nuevamente por Trozos de tiempo. Javier Cabestre (2000) es un joven valor de las letras ribagorzanas. En Secretos hay valentía y compromiso dignas de premio.

El aragonés ribagorzano, variedad dialectal utilizada en un amplio sector geográfico de las comarcas altoaragonesas de Ribagorza, Somontano y Cinca Medio, es el leit motiv de este veterano concurso que en sus quince ediciones celebradas ha recibido ya 130 originales, con 94 relatos y 36 poemarios.

La entrega de estos premios tendrá lugar el domingo 24 en Graus (Casa de la Cultura, 19 horas), acto que irá acompañado por el espectáculo musical Viaje a la agudeza, por La Orquestina del Fabirol. En el concierto los músicos desgranarán los temas de su último trabajo discográfico, Pedro Saputo. En él los del fabirol le ponen banda sonora a esa novela de 1844, la Vida de Pedro Saputo de Braulio Foz, todo un compendio de tradición oral y sabiduría popular y obra cumbre de la literatura aragonesa. La actuación forma parte del programa de la Red Aragonesa de Espacios Escénicos y es de entrada libre.

www.espaciopirineos.com