Escultura de Gómez Ascaso y Pintura de Val Ortego

511

Expo escultura de Gómez Ascaso y de pintura de Val Ortego.

Del 8 de julio al 27 de agosto.

ALBERTO GÓMEZ ASCASO,  Zaragoza 1963,

escultura

“Durante todo este tiempo, un largo periodo de tiempo, ha permanecido fiel a su forma de expresión, investigando constantemente en torno a las posibilidades que le ofrece la figuración; una figuración harto peculiar de cánones filiformes, ávida de movimiento (…) A lo largo de su trayectoria se percibe una búsqueda constante que le permita plasmar la esencia misma de sus personajes (…) sin interesarle los cánones de belleza establecidos”. (Concha Lomba: La plástica contemporánea en Aragón)

El vuelo “…ejemplo inaugural, en la obra de Gómez Ascaso, del movimiento directamente vinculado con la danza y muestra irrefutable de hasta qué punto ha quedado atrás el riguroso hieratismo y la estática ingravidez de otros tiempos, trascendidos aquí con ligereza contundente en una intencionada cita expresa a las inolvidables evoluciones de la mítica Isadora Duncan.” (Rafael Ordoñez., Del proceso y la intuición…)

“La nuestra es una existencia compleja y mezclada, tejida con órganos y conceptos, con la materia de nuestros cuerpos en su entorno y con la materia de nuestros sueños. A la vista está, ella, El vuelo. “Volar”, escribe Chantal Maillard: “sólo se puede volar con el cuerpo. El cuerpo no es el lastre, sino la condición del vuelo” (…) El vuelo de la música, el baile, el arte; el vuelo de la razón poética; el vuelo en el tiempo y en el espacio: cercanía y proximidad de nuestros ideales y emociones, aquí, allí, pasado, presente, lo todavía por llegar, en la tierra. (Elvira Burgos: En la materia de las palabras)

 

ALFONSO VAL ORTEGO,  Zaragoza 1960

pintura

Aunque la obra de Val Ortego parta del expresionismo abstracto, la muestra que presenta en Espacio Plrineos alterna la representación de la figura y el paisaje. Ambos géneros se complementan a lo largo del recorrido en una dialėctica de lo interior y lo exterior. Si bien en algunos casos la representación será fiel a cierto naturalismo, siempre está presente el gusto del pintor por la dicción de corte informalista. Así, texturas matéricas y barridos conviven con composiciones en muchos casos relativamente convencionales. El uso de una sobria paleta y el tono emocional de la obra se integran con las piezas escultóricas de la exposición.

Los tres lienzos en los Patios de Arte se desvían del discurso interior/exterior para adaptarse a la idiosincrasia de cada espacio.