Festival de Ribagorza. XXVI Clásicos en la Frontera. 2023.

1795

Con el concierto inaugural en el claustro de la Basílica de la Peña de Graus arranca este sábado el Festival de Ribagorza Clásicos en la Frontera que incorpora, en esta 26 edición, un concierto más, en el Monasterio de Alaón el 11 de agosto, al sumarse Sopeira a los Ayuntamientos organizadores. Los quince conciertos restantes se ofrecen todos los sábados y domingos hasta la clausura en Benabarre el 27 de agosto. El programa del certamen incluye los conciertos estivales previstos los viernes en el Santuario de Torreciudad.

El director de Clásicos en la Frontera, Santiago Lleida, ofreció los detalles de un festival que sigue creciendo y que regresa, en su concierto en Graus, al claustro de la Virgen de la Peña tras varios años en la plaza Mayor. “La inauguración será con un trío de dos flautas y piano. Claudi Arimany es uno de los flautistas más importantes de España, ha grabado con distintas orquestas de todo el mundo y tiene más de 40 cd’s. Le acompañan el pianista Pedro José Rodríguez Larrañaga, del Conservatorio de Barcelona, y Eduard Sánchez”. El primer fin de semana se completará en la catedral de Roda de Isábena, con un cuarteto de bandoleón, clarinete, violonchelo y contrabajo.

El valor arquitectónico y la sonoridad de los espacios definen el festival. Lleida resaltó el sonido en los monasterios de Obarra o Alaón, pero también en otros enclaves como la iglesia de Torres del Obispo, donde se realizará el concierto que el Concejo de Graus hace itinerar por su municipio. El resto de los espacios patrimoniales, disponibles gracias a la colaboración “fundamental” del Obispado Barbastro-Monzón, son la iglesia de Montañana, la desacralizada de San Martín de Castanesa y las parroquiales de Benabarre, Campo, Capella, El Grado, Torres del Obispo, La Puebla de Castro, Lascuarre y Secastilla y Sopeira. “Los espacios son la seña de identidad del festival y deparan sonoridades exquisitas”, aseguró.

Los intérpretes dibujan un variado espectro musical, ya que el festival ofrece “un programa amplio que incluye desde música antigua hasta la actualidad. Además, contamos con un público entendido y fiel”. Sobre las formaciones, agregó que “hay desde solistas, dúos, tríos, cuartetos o quintetos hasta un ‘ensemble’ de 15 músicos en la clausura en Benabarre. Al mismo tiempo, estarán representadas todas las familias de instrumentos (cuerda, viento, percusión y voz) para disfrutar de todos sus timbres”.

Salvo el de Castanesa, que comenzará a las 19 horas, los conciertos serán a las 20 horas abiertos y gratuitos, si bien se puede colaborar con aportaciones destinadas en un 50 por ciento a Cáritas y el resto, al mantenimiento del festival, que es patrocinado por la DPH, la Comarca de Ribagorza y los ayuntamientos que acogen los conciertos.