Vivir en las alturas. Flora del Pirineo aragonés.

285

Del 6 al 20 de junio de 2022.

Galanthus nivalis. Fotografía de Javier Ara

Vivir en las alturas. Flora del Pirineo aragonés.
Fotografías de Javier Ara Cajal.

Las montañas configuran uno de los medios más enigmáticos y fascinantes de la Tierra, con sus inmensas moles de piedra de afiladas crestas, lagos de alta montaña de aguas cristalinas, valles modelados por gigantescos glaciares, formaciones rocosas y plegamientos imposibles.

Los Pirineos forman una cadena montañosa de unos 430 km, una barrera natural que separa la península Ibérica del resto de Europa. Las zonas más altas de los Pirineos atesoran una flora apasionante, sorprendentemente adaptada para desafiar las rigurosas condiciones que este entorno les impone.

La exposición reúne algunas de las flores más representativas de este medio, haciendo hincapié en las especies que viven por encima del límite de la vegetación arbórea (en los pisos subalpino, alpino y subnival), aunque por su especial relevancia también se incluyen algunas otras que podemos encontrar a menor altitud, en los claros de los bosques (en el piso montano o forestal).

La configuración geológica y la variada orografía del Pirineo aragonés han contribuido a la presencia de una gran diversidad de ecosistemas, originando en determinadas circunstancias las denominadas especies endémicas, de las que tenemos una importante representación. Las primaveras, saxifragas, gencianas, campanillas, androsaces, etc., son algunas de las especies más conocidas entre la flora alpina de estas montañas, pero hay muchas otras de variadas características y procedencia, que confieren a la flora de los Pirineos un interés y una belleza fascinantes.

Ficha de sala expo flora del pirineos aragonés